martes, 6 de noviembre de 2012

IMPORTANCIA DE LA VOZ EN LA ORATORIA


La importancia que tiene el timbre de voz en el ámbito de la oratoria por un interlocutor (femenino o masculino). También plantearemos algunas recomendaciones y ejercicios para mejorar o educar el timbre de voz de las personas interesadas en el tema.

No menos importante es la acción de respiración correcta que acompañe al timbre de voz, por lo que haremos mención de algunos ejercicios que nos permitan mejorar o corregir nuestra respiración cuando corresponda dirigirnos a los públicos.
Mucho dependerá de la capacidad de las personas para entablar un diálogo convincente con los públicos, el hecho de saber manejar en armonía los matices y el tono de voz, así como la habilidad de estructurar una conjunción de frases y oraciones en compañía de un adecuado manejo del lenguaje, dicción y pronunciación hará que de manera conjunta formen una sinfonía de palabras articuladas para llegar a cautivar los oídos de los destinatarios. 

Además de estos elementos, es importante saber modular las palabras, y para ello, el dominio de la voz debe ser un leal acompañante. De manera que en función de considerar estos elementos, el éxito o fracaso de la participación del orador ante los públicos dependerá mucho del conocimiento y manejo de esta conjunción de elementos. Sin duda en otro acápite estaremos planteando otras consideraciones que lleguen a complementar las actuales. 

También es cierto que muchos oradores toman toda clase de precauciones para asegurarse de una llegada perfecta a los públicos, sin embargo, muchos prescinden de uno de los medios por los cuales deben transmitir algún conocimiento o idea, es decir la voz. Ahora bien, es igualmente cierto que los públicos tienen que tolerar voces totalmente desagradables que hacen más pesado y cansino el acontecimiento, contrariamente a esto, las voces agradables son mucho más tolerables y hasta el mensaje se hace más comprensible y convincente.
En este sentido y bajo esas consideraciones, vamos a dedicarle algunas líneas al tema de la educación de la voz, no sin antes aclarar que todas las voces pueden mejorar en forma práctica, siempre y cuando se haga un trabajo consciente y consecuente para esa finalidad. Si las personas asumen con seriedad estas consideraciones, seguro que lograrán resultados favorables. 

Aquí algunos de los consejos que podemos compartir. Por ejemplo, un ejercicio adecuado antes de hablar en público, es abrir la boca lo necesariamente posible realizando gesticulaciones como si se estuviera masticando las palabras, sin temor a observaciones o críticas, esto ayudará a no hacer lo que hace mucha gente cuando cierran la boca y aprietan los dientes evitando pronunciar palabras claras y comprensible, producto de la rigidez de los músculos del rostro y las mejillas que permanecen casi inmóviles y rígidos se hace difícil la pronunciación y dicción. En cuyo caso, y en su momento, las tonalidades de voz serán desagradables al oído provocando aburrimiento y reprobación por parte de los perceptores. 

Para evitar estos contratiempos es aconsejable realizar algunos ejercicios sencillos pero efectivos; uno de los más sencillos es el hecho de introducir en la boca dos dedos, si no puede introducirlos practique hasta lograrlo con mucho cuidado para no lastimarse, Es una de las maneras para adquirir flexibilidad en los músculos de la cara que con seguridad tendrá buen resultado, si este ejercicio repite con frecuencia seguro que ayudará a mejorar en la emisión de su voz, además no debemos olvidar que al hablar el tono de voz solo puede fluir con libertad si la boca está bien abierta.


Mandíbula y garganta 


Radica en la importancia de aflojar los músculos faciales responsables para la elaboración mecánica de sonidos, la mandíbula quedará libre, la garganta abierta, por lo tanto los labios fáciles de mover evitando en todo momento tensión en cualquier parte del cuerpo. Para aflojar la mandíbula, pruebe abrir la boca lo más amplio posible haciendo que la quijada quede suelta, luego muévala de un lado para otro logrando hacer un movimiento oscilatorio las veces que pueda hacerlo, balancee la mandíbula sin control muscular aparente, repitiendo este ejercicio en momentos libres. Finalmente, y de manera gradual, sentirá que los músculos de los maxilares se van aflojando, para posteriormente ir perdiendo la rigidez que anteriormente experimentaba. 

Ahora bien, es posible que le resulte algo difícil el relajar la garganta producto del bostezo provocado, es decir, que durante este proceso en el que se abre la garganta y todos los músculos faciales se distienden, provocamos cierta flexibilidad. Por lo tanto el bostezo es una técnica muy natural que brinda la naturaleza para proporcionarle a la garganta un relajamiento que naturalmente debe ser aprovechado con ejercicios si es que pretendemos una buena pronunciación y dicción.
Aunque no es fácil para la mayoría de nosotros realizar bostezos provocados de manera continua, sin embargo podemos intentar estos ejercicios para finalmente lograr educar la voz, muchas veces esta práctica se convierte en hábito cotidiano, observando que después de un determinado lapso de tiempo las propias sensaciones de relajación de cada bostezo traerán consigo novedades positivas en la formación y crecimiento profesional, convirtiéndonos en personas expresivas y eficientes en el marco de las relaciones humanas y comunicación efectiva con nuestros semejantes.
Respiración correcta. 

Debemos considerar que no solamente los oradores, cantantes, poetas y artistas famosos pasan horas y horas practicando ejercicios respiratorios, producto de los estudios que asimilan confirmando que la respiración correcta es esencial para el éxito de su arte, también están los más destacados poetas que aprenden esta técnica para triunfar en un mundo donde cada día aparecen nuevos retos. 

Bajo estas consideraciones plantearemos algunos ejercicios sencillos y prácticos sobre el tema de la respiración:
- Poniéndonos de pie, ubiquemos las manos sobre las caderas con los dedos hacia delante, los pulgares en la parte de atrás, iniciemos una respiración profunda, esto aparentará estar levantando los hombros aparentando que la mayor parte del aire se quedó en los pulmones. Repitamos el mismo ejercicio una y otra vez tratando de llevar el aire que respiramos hasta el fondo de los pulmones.
- Ahora bien, es preciso que no haya un levantamiento real de los hombros cuando respiramos profundo, ni tampoco esfuerzo alguno de los hombros para expandir la parte superior del pecho, técnicamente esta práctica se la conoce como “Respiración Diafragmática” muy difundida por los asesores en la educación y perfeccionamiento de la voz.


Dicción y vocalización 


Son características determinantes a la hora de escuchar un orador, locutor o animador. Debemos recordar que no solamente es necesario tener una buena voz, sino que al mismo tiempo ésta debe ir acompañada de la habilidad de pronunciar las palabras con claridad, dándole a cada letra y palabra su significado y entonación adecuada para que estas se entiendan de manera diáfana y sonora, en otras palabras, es vital que la articulación de cada una de las letras que forman las palabras, sean coherentes y adecuadas. 

Existen letras que contribuyen a una fácil vocalización. Por ejemplo, la “r” o la “n” entre otras, para lograr el éxito en la dicción y vocalización. Se debe coordinar labios, lengua, el maxilar inferior y la dentadura con algunos ejercicios prácticos que mencionamos a continuación:
- Hablemos lentamente, marcando en forma pausada cada letra y exageremos en la articulación.
- Ubiquemos un lápiz en forma horizontal entre los dientes presionándolo, al mismo tiempo tratemos de hablar el espacio más largo posible o realicemos lecturas cortas una y otra vez.
- Silbemos, de las formas o maneras que podamos, al realizar este ejercicio nos daremos cuenta que no solamente ayuda a la respiración, también será muy útil a que los labios se aflojen.
- Trabalenguas, Es importante hacer ejercicios a través de lectura de trabalenguas. Por ejemplo, treinta y tres tristes tigres tragaron trigo en un trigal triangular.
- Abrir la boca lo más posible hasta producir el bostezo forzado una y otra vez.
- Gárgaras, Hagamos gárgaras con jugo de limón por las mañanas al levantarnos de cama.
- Las amígdalas, frotemos las amígdalas como realizando masajes.
- La boca, Abriendo la boca, y con la mandíbula superior e inferior, realicemos movimientos verticales y horizontales. De esta manera evitaremos que se produzcan choques como; “La alabanza es un instrumento de...” veremos que al unir la A del artículo con la A siguiente, escucharíamos “Lalabanza” otro de los casos comunes es cambiar la “e” por la “i” generalmente escuchamos decir “quiay” en lugar de decir qué hay o confundir “quen” en lugar de quién, “Búa ir” en lugar de “voy a ir” etc.

domingo, 4 de noviembre de 2012

REGLAS PARA EL ÉXITO DEL LENGUAJE NO VERBAL


1. El primer encuentro es muy importante. Una mala impresión inicial no puede arreglarse con facilidad; es mucho más fácil hacerlo bien desde el principio. No te preocupes demasiado por lo que dices en un encuentro formal. Para dar una buena impresión es más efectivo ser un buen oyente que un buen orador.

2. Sé consciente de la impresión que tu aspecto puede provocar en los demás, tanto en sentido positivo como negativo. Si tu aspecto genera un sentimiento negativo en los demás, trabaja para cambiarlo. Ten también en cuenta los sentimientos positivos que tu aspecto puede generar en los demás y utilízalo.
3. No sostengas la mirada durante más de tres segundos al ir a encontrarte con una persona. Observa cuando estés a unos 5 o 6 metros y luego interrumpe brevemente el contacto visual bajando la mirada, a menos que pretendas transmitir falta de interés por la otra persona o desees confundirla y desconcertarla interrumpiendo el contacto visual mirando hacia arriba.
4. Sé el primero en utilizar el flash de la ceja. Unos microsegundos antes de iniciar el contacto visual, tus dejas y las de la otra persona se levantan y caen en un movimiento que suele durar una quinta parte de segundo. Es lo que se llama el flash de la ceja y sirve para atraer la atención de la otra persona a los ojos y la cara. Se usa entre personas con un relación amistosa, pero no entre personas que no se conocen o no mantienen una buena relación. Contesta siempre al flash de la ceja con otro flash, cuando lo inicie otra persona. Utilízalo cuando estés a unos 2 ó 3 metros de la persona con quien vas a encontrarte.
5. Utiliza la sonrisa más apropiada para cada ocasión. Sonreír de un modo no adecuado puede crear tan mala impresión como no sonreír en absoluto.


6. Procura no invadir nunca el espacio personal de la otra persona de manera no intencionada. N te acerques a más de 45 centímetros, a no ser que tangas una relación de amistad íntima o de pareja con esa persona.

7. Ten en cuenta que la distancia a la que una persona desea que te sitúes puede variar según cada persona y cultura. Procura situarte a la distancia correcta.

8. en algunos casos, entrar en el espacio personal de alguien puede ayudar a aumentar el agrado mutuo, pero sólo debe hacerse si se está elogiando a la otra persona, se le está dando la enhorabuena, etc. Esto sólo ha de hacerse cuando ya se ha logrado cierta compenetración con la otra persona.

9. Con desconocidos, nunca permanezcas de pie frente a un hombre ni al lado de una mujer extraña. Si se trata de un hombre, empieza en una posición semilateral y ve desplazándote hacia una posición frontal poco a poco. si se trata de una mujer, haz al contrario, comienza en una posición frontal y ve desplazándote hacia una posición semilateral.

10. Nunca permanezcas de pie cuando los demás están sentados, a no ser que pretendas dominarlos o intimidarlos.
11. Evita los sillones hundidos que te obligan a echarte hacia atrás, pues limitarán tu capacidad para usar el lenguaje no verbal relacionado con la postura.

12. Durante el apretón de manos mira a los ojos de la otra persona, modera la presión que aplicas y mantén el contacto durante unos 6 segundos. Si deseas transmitir dominio utiliza un apretón más fuerte y prolongado de lo normal. Si deseas transmitir sensación de amistad, aplica una presión moderada pero prolonga ligeramente el contacto y mientras le das la mano sonríe, mantén una expresión facial relajada e inclínate ligeramente hacia delante.
13. Evita usar gafas con cristales oscuros o con reflejos. Si deseas que te consideren una persona afable y simpática, usa lentes de contacto en lugar de gafas.
14. Para aumentar la calidez y conseguir la cooperación de la otra persona, utiliza una ligera inclinación de cabeza hacia un lado, junto con una sonrisa. De este modo, la disposición para cooperar contigo aumentará mucho.
 
15. Cuando hables a un grupo procura que tu mirada los incluya a todos. No leas lo que tienes que decir, memorízalo o utiliza breves notas como recordatorios.
16. Camina tranquilamente, con firmeza y erguido, como si fueras el propietario del lugar por el que caminas. No vayas deprisa ni furtivamente, tómate tu tiempo para observar el entorno.
17. Si quieres dominar a otra persona controla su tiempo y su espacio. Hazle esperar, pero no más de 20 minutos. Si tras ese tiempo aún te está esperando, verá su estatus debilitado. Utiliza una mirada prolongada para desconcertar a la otra persona. Pero nunca devuelvas un contacto visual prolongado; en lugar de eso, interrumpe el contacto visual mirando hacia derecha o izquierda (nunca hacia abajo). Si alguien te hace esperar, no esperes más de 15 minutos, a menos que haya una razón válida para el retraso.


18. Mantén la mente abierta al acudir al encuentro de una persona. no te formes demasiadas ideas preconcebidas sobre lo que vas a ver.
19. No prestes atención a los rostros. Las señales del lenguaje no verbal del rostro son las más fáciles de falsear.




20. Para detectar la ansiedad mira los pies o las manos de la otra persona. Verás que hace pequeños movimientos nerviosos con ellos. Con los pies dará pequeñas patadas al suelo, se frotará un pie con otro, restregará las puntas contra el suelo, etc. con las manso juguetea nerviosamente con el bolígrafo u otro pequeño objeto, se manosea el cabello, se frota las manos, se toca una oreja, se alisa la ropa, se muerde las uñas, etc. Todos estos son signos de nerviosismo y tensión interior.
21. Si estás intentando vender algo o cerrar un trato, existen ciertas señales que indican la buena disposición de la otra persona, como liberación repentina de la tensión, aumento del contacto visual, mayor proximidad y acariciarse el mentón.
21. Para saber si una amistad es sincera observa los pliegues que se forman en las mejillas al sonreír, que revelan una sonrisa afectuosa, aumento del contacto físico, imitación inconsciente de tu postura y gestos y una inclinación lateral de la cabeza durante la conversación.
22. Para detectar la mentira y el engaño observa si la otra persona gesticula menos de lo normal y se toca cada vez más. Por ejemplo, al mentir se tocan la nariz, las orejas, los ojos, el cuello, se frotan las manos. Sobre todo, tocarse la nariz y los ojos puede ser un indicativo de mentira. Los engaños que van acompañados de hostilidad conllevan movimientos agresivos de pies, manos o boca (morderse los labios pellizcarse las mejillas, rascarse con agresividad, etc.)   

LO QUE EL CUERPO NOS DICE

El lenguaje no verbal es en parte innato, en parte imitativo y en parte aprendido. Generalmente, distintas áreas del cuerpo tienden a trabajar unidas para enviar el mismo mensaje, aunque a veces es posible enviar mensajes contradictorios, como cuando alguien está contando una anécdota divertida pero la expresión de su cara es triste.

En otras ocasiones, los mensajes son confusos debido que se pueden estar transmitiendo varias emociones a la vez, como rabia, miedo y ansiedad, que a veces aparecen unidas.

                                                           LA SONRISA



Por supuesto, no olvidas el poder de una sonrisa. La más apropiada para esta situación será aquella que muestra ligeramente los dientes superiores, siempre y cuando sea sincera, pues una sonrisa falsa es muy fácil de descubrir y va causar una mala impresión.

La sonrisa, igual que la mirada, puede decir muchas cosas distintas. No sólo expresa alegría, sino que también puede indicar ansiedad, inseguridad e incluso hostilidad enmascarada. Del mismo modo, sus interpretaciones también pueden ser diferentes. Por ejemplo, una sonrisa puede ser interpretada como signo de amistad y simpatía o bien hacer que nos preguntemos fastidiados de qué se estará riendo esa persona, e incluso nos puede llevar a sentir vergüenza. Una sonrisa débil y vacilante que no muestra los dientes y va acompañada de una mirada de similares características indica timidez e inseguridad. Puede venir bien usarla ante una persona con baja autoestima para darle seguridad. Es también una sonrisa que inspira ternura fácilmente, sobre todo si va acompañada de una mirada franca.



LA MIRADA

Una vez iniciada una conversación es mucha la información que podemos obtener de nuestro interlocutor si sabemos prestar atención al lenguaje de su cuerpo. Los ojos tienen una gran importancia y es mucho lo que podemos decir con ellos. No es extraño, por tanto, escuchar expresiones como "hay miradas que matan", "tenía una mirada de hielo" o "me abrasó con su mirada". Hay miradas burlonas, miradas iracundas, miradas de sorpresa e incluso miradas veladas.


Al escuchar, miras atentamente a los ojos de tu interlocutor para demostrarle interés y atención, mientras que la otra persona suele desviar a menudo la mirada cuando te habla. Si nos miran fijamente al hablarnos es fácil que nos pongamos nerviosos, sobre todo porque aparece el dilema de sostener durante demasiado tiempo una mirada, frente a desviar los ojos, algo que puede ser interpretado como falta de interés. Después, cuando te dispones a tomar la palabra, desvías la mirada un instante, justo antes de empezar a hablar, para hacer ver que te dispones a dar una respuesta considerada y meditada. Por supuesto, la persona con la que hablas no es consciente de todo esto, pero a un nivel sutil está captando todos estos mensajes y probablemente tiene ya una impresión bastante favorable ti.



LA PRIMERA IMPRESIÓN

El famoso dicho "la primera impresión es la que cuenta", resulta bastante acertado, de manera que causar una buena impresión inicial en una entrevista de trabajo puede ser incluso más importante que el currículum o las buenas referencias. Un estudio realizado en Reino Unido mostró que la mayoría de las empresas se basan únicamente en la entrevista como método para contratar personal.

Por lo general, la primera impresión está ya formada a los tres o cuatro minutos de haber conocido a una persona. En ese corto periodo de tiempo decidimos si nos agrada o desagrada y si queremos mantener o no algún tipo de relación con ella.



AUTOESTIMA Y ATRACTIVO FISICO

Durante ese primer encuentro lo que se dice con palabras parece no importar mucho. Lo mejor es ser un buen oyente, usar correctamente el lenguaje corporal y tener una apariencia física que resulte atractiva a la otra persona. Las personas más atractivas tienen más probabilidades de salir bien paradas en una entrevista de trabajo o de ser absueltas en un juicio, debido a que existe la creencia generalizada de que los más atractivos son también mejores personas. Es decir, a los que son guapos por fuera también se los considera "guapos" por dentro.

Por otra parte, lo que pensamos de nosotros mismos ejerce una influencia en la imagen que damos a los demás. Si piensas: "no soy más que un hombre sencillo a quien todos consideran un pobre ingenuo" es posible que des una impresión de hostilidad, si esa concepción que tienes de ti mismo te hace enfadar. Y si piensas "soy sosa y aburrida y los demás no quieren saber nada de gente así" estarás esperando que los demás te ignoren y dando una impresión de desconfianza y distanciamiento. Por tanto, los demás nos juzgarán de acuerdo a cómo nos juzguemos a nosotros mismos. Si pensamos que somos personas estupendas y encantadoras tenemos muchas probabilidades de que los demás estén de acuerdo con nosotros.



HABLAR CON LA CABEZA


Los movimientos afirmativos de cabeza revelan mensajes diferentes según su ritmo. Cuando son rápidos significa: "entiendo; continúa", o bien pueden indicar que queremos que esa persona se dé prisa y termine lo que está diciendo. Cuando son moderados nos están diciendo "comprendo y estoy de acuerdo" y cuando son lentos significan "comprendo pero estoy un poco confundido" o "no estoy del todo convencido". La inclinación de cabeza es otra pista que podemos interpretar de diferentes formas. Una inclinación hacia delante y a un lado significa "te escucho". Y cuando va acompañada de una sonrisa y contacto visual aumentan los sentimientos de simpatía hacia esa persona y tiene más probabilidades de recibir apoyo y cooperación. Cuando la inclinación se produce hacia un lado y hacia atrás quiere decir "estoy pensando tu pregunta" y una clara inclinación hacia un lado significa "estoy interesado y tal vez atraído".

GESTOS

Los gestos son movimientos “a propósito” realizados por alguna parte del cuerpo, para reforzar o demostrar lo que decimos. El gesto está animado sobre todo por el mundo afectivo, puede llegar a donde la palabra no llega y expresar estados de ánimo. Son de mucha importancia para reforzar y clarificar las ideas. Escucharemos con mayor atención al orador que efectúa los ademanes apropiados.


Gestos y mímicas eficaces:1. Sinceridad. Concordancia entre lo que se siente y lo que se revela a través del gesto.2. Sincronismo. Cuando las palabras expresen duda deberán a parecer gestos dubitativos en el rostro del emisor.3. Exactitud. No basta con apuntar a un gesto ni abandonarlo después de un gesto después de haberlo comenzado.4. Diversidad. La repetición continua del mismo gesto, acaba por importunar.5. Sencillez. Evitar las sonrisas falsas.


El gesto es una expresión personalísma de  un desahogo en cierto modo íntimo y cada uno usa el que se adecua a su peculiar modo de ser.

La gesticulación es un movimiento incontrolado del propio cuerpo, que no expresa lo que pretende el que lo realiza.




Empleo de las manos y brazos:

1. En los primeros momentos debe tener de algún modo ocupadas las manos, bien sea discretamente sujetas a la mesa o atril o sujetando unas cuartillas.
2. Si el tema no requiere que sea de modo expresivo mantener las manos quietas
3. Evitar poner una mano en el bolsillo
4. Actuar con naturalidad


Gestos convencionales:


1. Señalar, indicar. Cuando el orador quiere llamar la atención sobre una idea u objeto.
2. Dar o recibir. Tanto para una acción como para otra el orador extiende la mano con la palma hacia arriba, o cuando pide ayuda al auditorio para la idea que expone.
3. Rehusar o rechazar. Con un movimiento oscilante de la mano con la palma hacia el público, expresa desaprobación.
4. Apretados los puños. Intensidad de un sentimiento.
5. Precaución. De la misma manera que cuando quiere calmarse la excitación de una persona, se apoya la mano en su hombro, para advertir a los oyentes de peligro.
6. División. Indicar la separación neta y clara de los hechos, el orador debe acercar y separa las manos delante de si, manteniéndolas paralelas.


Gestos descriptivos:


1. Con el movimiento de la mano y el brazo, se puede ofrecer la idea de tamaño, forma y hasta el funcionamiento de un aparato.
2. Blandiendo el brazo al aire puede mostrar vigor.
3. La baja estatura manteniendo la mano paralela al suelo.
4. La velocidad mediante un movimiento rápido del brazo por delante de la cara de los interlocutores.
5. Los detalles de un movimiento complicado con la repetición del mismo movimiento.

NORMAS EN LA POSICIÓN DE UN ORADOR


En una mesa redonda, reunión de staff, sesión de trabajo o conferencia de prensa:
 
1. Mantener derecho el busto
2. Dejar un espacio de 20 centímetros entre el abdomen y la mesa y la espalda y el respaldo del asiento
3. Aprovechar esos espacios para producir un efecto de acercamiento
4. Evitar cruce y descruce continuado de las piernas





Hablar de pie:

1. Acercarse al estrado o la tribuna, no ampararse detrás de la mesa
2. No mirar al suelo fingiendo modestia
3. No empezar enseguida, tomarse unos momentos para organizar las ideas y mirar a los oyentes.
4. Mantenerse erguido, pies separados unos 30 centímetros.

5. Siguiendo la regla anterior las piernas permanecerán flexibles.
6. Si habla desde un estrado o una tribuna será buen efecto avanzar algunos pasos.
7. Fijar los ojos en el suelo, el tema merece honda reflexión.
8. Tras una pausa final salir con paso firme y mesurado.


EL LENGUAJE DEL CUERPO




Nos comunicamos con nuestros oyentes por medio de palabras, pero además con ese elocuente lenguaje mudo que es la expresión corporal; en la vida cotidiana una persona puede, sin hablar, comunicarnos una impresión de simpatía, de hostilidad, de desdén o indiferencia.

El auditorio siempre aprecie el significado de la expresión facial del orador, del modo en que se sitúa o se desplaza, del gesto de la cabeza, los brazos, los hombros y las manos. Siendo así que al orador se le ve antes de que se le oiga, la primera impresión visual que produce en el auditorio es una reacción estimativa de sinceridad. Cordialidad y la energía de las palabras que le dirigen.


PRESENTACIÓN DEL EMISOR

Se ha dicho que e público es como el mar, porque no puede conocerse de antemano su comportamiento. Es necesario saber a qué clase de auditorio de va a dirigir, su número aproximado, su nivel de cultura y en general cuanto permita conocer sus necesidades, preocupaciones o inquietudes.

Uno de los componentes esenciales del arte de la palabra es la presencia, que generalmente se manifiesta con la atención que el público le presta al orador. Es necesario que el orador se encare con su auditorio, es decir que se encare y trate de crear en todos la misma impresión. El orador debe comportarse como en una conversación amistosa, es decir, eligiendo a una persona a la que habla directamente.


LA EXPRESIÓN CORPORAL COMO ESTRATEGIA METODOLÓGICA


La expresión corporal es el lenguaje más natural que presenta el ser humano desde los primeros momentos de la vida como parte de un lenguaje que utiliza el cuerpo, de esta manera es un lenguaje muy espontaneo y no tiene un código establecido, aunque determinados gestos han quedado instituidos como símbolos. Algunos de estos son universales y otros son propios. 

La expresión corporal se refiere al movimiento con el propósito de favorecer los procesos de aprendizaje, estructurar el esquema corporal, construir una apropiada imagen de sí mismo, mejorar la comunicación, desarrollar la creatividad y las posibilidades de movimiento del cuerpo, comunicarse, aprende a manifestar sus sentimientos y sus intereses por medio del gesto y de la expresión oral, con los juegos de expresión corporal, puede exteriorizar su mundo interior y posibilita el desarrollo de la imaginación, a través de las actividades dramáticas, el niño puede vivir su fantasía, es decir, desarrollar su imaginación. 
En los ejercicios de sensaciones, equilibrio y flexibilidad, se busca desarrollar el conocimiento, la conciencia y todas las posibilidades de cada parte del cuerpo. En relación con el entorno las actividades pretenden la interacción con los otros y con los objetos, así como vivencia y dominar el espacio.



HISTORIA DE LA EXPRESIÓN CORPORAL


Existen varias hipótesis respecto al lenguaje corporal; su origen y evolución, la teoría evolucionista radica en la concepción de que el ser humano (cuando era medio mono) no poseía lenguaje verbal y se comunicaba por señas, gruñidos y gestos. 



Pero parte de esa teoría se ve discutida debido a la temprana aparición del lenguaje oral y sobre todo de la escritura. Habría que tomar muy en cuenta que una de las razones por las cuales el hombre antiguo se comunicaba por señas y gestos no es porque no poseía un lenguaje hablado si no porque no todas las tribus circundantes hablaban el mismo idioma, y como se sabe es más fácil comunicarse con lenguaje no verbal que con palabras.




                      
                                                

Antes de la aparición del lenguaje y sus primeras etapas, la comunicación era básicamente gestual, mímica y danza.

¿QUÉ ES LA EXPRESIÓN CORPORAL?

La Expresión corporal es un lenguaje artístico que desarrolla en el ser humano sensibilidad, la imaginación, la creatividad y la comunicación. A través de ella el ser humano se puede sentir a sí mismo, tiene la oportunidad de percibirse tal como es, conocerse y manifestarse ante los demás y ante él. La expresión corporal es lo que quiere decir y elegir la forma de decirlo y expresarlo."

El ser humano es espontáneo por naturaleza y en cada momento pone en juego su capacidad creativa, por lo que desde pequeño es capaz de expresarse corporalmente manifestando mediante sus movimientos, posiciones y actitudes, diversas ideas, pensamientos, sentimientos y aquello que desea transmitir a quienes lo rodean.